Candy-O, The Cars


En 1979, cuando  la banda bostoniana de new wave” The Cars” lanzó su álbum titulado Candy-o, los jóvenes del mundo se debatían entre imitar el célebre baile de Travolta, tal como lo hacía en Saturday Night Fever  sobre aquella inolvidable pista de luces;  vivir una vida común y corriente, o integrarse a las filas del reducido ejercito de rockeros, quienes fueron relegados en aquel tiempo a una sub-clase social de señalados e incomprendidos seres infrahumanos.  Rusia era la temida URSS y  Michael Jackson era moreno.  Argentina celebraba su Mundial a colores, y nuestra selección por enésima vez se quedaba en casa viendo los partidos en blanco y negro.  Por cinco quetzales comprabas un pantalón de lona importado, por cincuenta len entrabas a una triple función en cualquier cine, y por solo diez te quitabas la sed con una mini grapette.  Caminabas por las calles de la segura Guatemala saludando a conocidos y extraños con una sonrisa en el rostro.

El 99% de los paisanos escuchaba disco, baladas pop o cualquier mezcla de ritmos latinos de moda.  Un 0.99% pertenecía al grupo de rockeros renegados, cuya mayoría se debatía entre sí Led Zepellin era mejor banda que Pink Floyd, o que si Page tocaba mejor que May.   Les encantaba la música de Queen, y no se incomodaban aún por la extraña manera que tenía Mercury de agarrar el micro.   Nadie en estas tierras podría llamarse un rockero, si no había asistido al menos una vez a un concierto de Caballo Loco.

El mítico extraño de cabello largo que se mantenía en las gradas de Indianápolis 500 al inicio de los 70’s, fue el primer ser humano que hacía beat box, me consta.  De su garganta salían infinidad de sonidos imitando los ritmos metaleros. Fiel a su morral y a su mítico “Sapo”, continuó sobre esas gradas hasta que el tiempo borró su vos de los anales de la historia.  Frankfurt, el de la sexta, era todavía una leyenda urbana, se servían mixtas y panes sobre papel kraft en platos abollados de aluminio, compartías la mesa con el albañil, el abogado, el frustrado o el exitoso negociante.  José Azzari, quien les había echado penca a todos, estaba por partir hacia su última lucha.

En cuanto a Candy-o, el material incluido en el disco era una especie de material futurista destinado a incomodar a los tradicionalistas del metal y espantar a los urbanoides del disco.  Contenía material clasificado de QETEO (Que es toda esta onda?), destinado a ser escuchado por un microscópico público que ansiaba algo nuevo.  Entes escuchas de otras dimensiones, materializados en esta por causas desconocidas.

Como era de suponerse, en la sociedad chapina del siglo pasado, el álbum pasó hiper-archi-ultra-super inadvertido.  Un solo álbum fue despachado hacia Guatemala, y yo fui el feliz comprador.

Quetzal (moneda de Guatemala), len (centavo en guatemala), grapette (soda de uva), Caballo Loco (grupo pionero del metal en Guatemala), Indianapolis 500 (sitio mitico de juegos de  arcade en Guatemala), Sapo (banda chicana de rock), Frankfurt (restaurante), sexta (principal avenida en Ciudad de Guatemala), Mixta (tortilla con guacamol y salchicha), Azzari (Campeón de lucha libre), echar penca (dar paliza/pegar), chapin (guatemalteco).

Anuncios
Candy-O, The Cars

2 comentarios en “Candy-O, The Cars

  1. Juan León dijo:

    Ah que tiempos aquellos… y que discazo ese, lo hemos de haber oido tantas veces que la aguja casi pasaba al otro lado y de un solo escuchabas las canciones de ese otro lado aunque fuera al reves jajajaja! La portada era inolvidable la hubieras puesto.

    1. Gracias por tu comentario. Buenísimo lo de la aguja pasando al otro lado.
      No puse la portada del disco al final porque a pesar de ser un original de Vargas (el ilustrador), opté por colocar una foto de la banda, que originalmente había pensado mezclar con una de Guatemala ochentera, que es el otro tema al que dí mucho espacio en este post. Candy-o de The Cars en mi gusto personal está en el Top 3, solo después de Out of the Blue y A new world record de ELO. Gracias por leer La Pluma y por animarte a dejar siempre comentarios. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s