El insomnio (I Parte)


Daniel Cappelletti,  me solicitó que escribiera sobre el insomnio.  Eso fue hace ya tantas lunas que espero aún le sirva.

El insomnio es un problema universal; todos alguna vez lo hemos padecido. Los textos dan por hecho que lo padecemos por beber mucho café, mate o cualquier otro estimulante.  Están de común acuerdo en que la diabetes puede ser otro causante o también problemas en la tiroides.  La mayoría se empeña en estas causas, y por último de manera increíble colocan los problemas emocionales que sufren la personas como causa de este infortunio. Si me preguntan, yo pondría esto último en primer lugar…  ¿Quién se puede ir contento y satisfecho a la cama cuando sabe que al otro día tiene que pagar la renta y no tiene un céntimo? ¿Que perdió el empleo? ¿Que no cerró aquella venta que le daría un respiro económico?¿Que se peleó con su pareja?

Lo académicos apuestan por algunos tranquilizantes para combatir este problema, yo agregaría que no convienen.  Desde mi punto de vista esto unicamente cambiaría un problema por otro.    Continuará.

Anuncios
El insomnio (I Parte)

2 comentarios en “El insomnio (I Parte)

  1. Hola enrique, muy grato leer las palabras que escribis.. te voy a contar una historia por aca capaz este comentario ayude a entender un poco el insomnio, la historia va asi,

    un hombre de alrededor de 48 años con 4 hijos y mujer, una persona sin gran fortuna sin gran negocio ni gran ambicion financiera, la unica ambicion que tenia era tener un techo propio,una familia y nada mas, su padre un hombre de alrededor de unos 70 años y con gran pasar economico pero endeudado a la vez para mantener el mismo, un señor el cual lo unico que podia hacer con sus hijos cuando eran chicos era golpearlos. y ahora solo lo paga.
    El hombre una tarde almorzando con sus 4 hijos y su mujer recibe una llamada de su padre, este sorprendido contesta el telefono escuchando lo siguiente:

    – Oye te necesitamos aca con el escribano para poner tu firma en la venta de mi casa (Padre)

    – ¿Para que queres vender la casa? y ¿por que necesitas mi firma?-dijo(hombre)

    – necesito la casa por q como herencia tuya y de tus hermanos esta catalogada como bien de Familia y sin la firma de los hijos no se puede vender y sobre el motivo es que tu Hermano esta con deudas economicas.

    El hermano de este hombre/ hijo resulto salir al padre, tenia gran pasar economico pero endeudado hasta las manos, saliendo de garante a cualquiera.

    EL hombre simplemente dijo NO, el no le iba a seguir el juego y poner su firma en cualquier lugar para simplemente arriegar todo por gente que nunca valoraba lo q tenia, al enterarse de su corta y simple respuesta el Padre dijo:

    -Pues tu eres un fracasado nunca vas a tuvistes nada y ni vas a tener algo en la vida- (padre)

    El hombre contesta:

    -seguramente que no, seguro yo no voy a tener lanchas, yo no voy a tener autos yo no voya ir de compras grandes ni nada parecido, seguramente solo tendre este techo que con esfuerzo se lo dejare a mis hijos

    hace un silencio y dice:

    – Pero sabes algo…Yo a diferencia de vos y de mi Hermano en la noche apoyo la cabeza en la almohada y DUERMO TRANQUILO……duermo en paz sabiendo que mi familia no corre peligro.

    Fin

    Bueno Enrique el cuento es una historia real, el hombre era mi fallecido padre y el padre era mi abuelo o es en verdad todabia vive pero no nos hablamos mucho… una anecdota que siemrpe me quedo y me moviliza en la cabeza y capaz por eso aveces siento culpa de no dormir tranquilo por cosas que son tan materiales, por q suena tonto y sin sentido pero no hay nada mas efimero que lo material.

    lamento si la escritura del cuento no es perfecta con errores y poco entendible lo cree al paso escribiendo acordandome de la anecdota, nunca lo escribi hasta recien. capaz sirva en algo..

    un abrazo enrique

    Daniel Kp cappelletti

    1. Daniel,
      Agradezco mucho tu aporte, me identifique muchísimo con tu padre, y creo que todos deberíamos vivir una vida así. El hecho de poder dormir tranquilo por no tener ocupada la mente con afanes o situaciones que se derivan de problemas financieros por tener más de lo que se necesita es lo que podríamos llamar “vivir una vida de bendición”. Lo que hizo tu padre fue a la vez un regalo para ustedes.
      Agradezco también que esa historia, nos la compartieras. Se que a más de una persona le será de utilidad, empezando por mí. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s